Oriana Fallaci

Periodista y escritora italiana, famosa por sus numerosas, agresivas y reveladoras entrevistas.

Oriana Fallaci

 

Oriana Fallaci fue una mujer audaz y con talento que conquistó a generaciones enteras con sus increíbles escritos. También es una de las periodistas más influyentes de todo el siglo XX, marcando un antes y un después en los medios de comunicación. Sus 12 libros se han traducido a más de 20 idiomas y se calcula que se han vendido al menos 20 millones de ejemplares de sus obras en todo el mundo.

Oriana se destacó esencialmente por ser una entrevistadora sin miedo que hacía aflorar los secretos de los personajes públicos. Es uno de los iconos del cuarto poder y ha demostrado que el periodismo ejercido con principios claros es capaz de cambiar los acontecimientos.

Por su grabadora pasaron varias de las figuras más influyentes del siglo XX. Se dice que todos la odiaban y que esto era, para ella, una señal de que estaba haciendo las cosas bien.

 

“The moment you give up your principles, and your values, you are dead, your culture is dead, your civilization is dead. Period.”

-Oriana Fallaci-

Además de su trabajo periodístico, Oriana era también una magnífica escritora. Su estilo directo, sensible y divertido cautivó a varias generaciones. Abordó muchos tipos de temas: desde la opresión de las mujeres en el mundo musulmán, pasando por la historia de Muhammad Ali y Vietnam, hasta el viaje a la luna.

En lo que concierne concretamente al viaje a la Luna, una de las anécdotas más famosas de Oriana Fallaci ocurrió durante el viaje del Apolo 12. Se dice que el comandante del viaje, Charles Conrad, le pidió que le aconseje sobre la frase que podía decir cuando el satélite aterrizase. Como Conrad era un hombre de baja estatura, Fallaci le aconsejó que dijera: «Puede que haya sido un pequeño paso para Neil, pero fue un gran paso para mí».

 

Oriana Fallaci nació en Florencia (Italia) el 29 de julio de 1929. Se dice que su madre, Tosca Cantini, tenía una personalidad muy fuerte y su padre, Edoardo Fallaci, era un izquierdista radical. Su padre deseaba tener un hijo y, como esto no ocurrió, la crió como tal. La enseñó a disparar, a cazar y a resistir situaciones de dolor sin quejarse. Cuando el fascismo invadió Italia, Edoardo y su hija, de sólo 13 años, se unieron a la resistencia.

Su padre fue detenido y torturado por los nazis durante la ocupación de Florencia. Oriana, por su parte, sirvió de mensajera humana para la resistencia.

Al finalizar la guerra, el ejército italiano le concedió una medalla de honor por su valor. En aquel momento, Oriana Fallaci sólo tenía 14 años. Era una excelente estudiante y, gracias a una bolsa de estudios, pudo estudiar medicina. Sin embargo, su destino la llevó por otros derroteros. Acabó enamorándose del periodismo y antes de los 20 años ya se dedicaba a la profesión.

 

 

Fallaci ha trabajado para varios periódicos pequeños. A finales de los años 50, empezó a escribir para la revista L’Europeo, que la envió a Estados Unidos para escribir notas sobre la industria del entretenimiento. De esta experiencia nació su primer libro The Seven Deadly Sins of Hollywood.

En este viaje, Oriana sintió que pertenecía a Estados Unidos y se mudó al país, para ir a vivir a Nueva York.
Más tarde se embarcó en una serie de viajes a Oriente, que dieron lugar a sus libros The Useless Sex and Penelope Goes to War. A esto le siguió una serie de artículos y un libro sobre los proyectos espaciales de la NASA.

En 1967, fue nombrada corresponsal de guerra y comenzó a cubrir el conflicto de Vietnam. Esto dio lugar a varias crónicas y a uno de sus libros más famosos: Nothing, and So Be It

A partir de ese momento, fue conocida en todo el mundo. Cubrió varias manifestaciones sociales. Durante la masacre que tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de México, recibió varios disparos. Algunas personas creyeron que estaba muerta y la enviaron a la morgue, hasta que alguien se dio cuenta de que seguía viva y la llevó a un hospital.

 

One woman, one legend

En esta etapa de la vida de Oriana Fallaci, comenzó la era de sus grandes entrevistas. Se puede decir que consiguió sentarse a la mesa con los hombres más poderosos del mundo en aquella época.

Uno de sus diálogos memorables fue el que mantuvo con el ayatolá Jomeini, en el que le interrogó sobre el trato que daba a las mujeres y se quitó la ropa que le habían obligada a llevar para la entrevista. La mayor parte de este trabajo se recoge en el libro Interview with History.

 

En 1973, durante una de sus entrevistas, conoció a Alexandros Panagoulis, un héroe griego que había luchado en la dictadura, y ambos se enamoraron perdidamente.

La relación terminó tres años después, cuando Panagoulis murió. Este acontecimiento marcó profundamente la vida de Oriana Fallaci, que escribió A Man. Siguió coleccionando éxitos, pero años después se refugió en su piso de Nueva York.

Fue allí donde a Oriana le sorprendió el cáncer de pulmón, y también el 11 de septiembre. En relación con este acontecimiento, escribió unos artículos tan radicales contra el Islam que tres gobiernos decidieron demandarla por xenofobia.

En 2006, en secreto, pidió que la llevaran a su ciudad natal, Florencia, porque deseaba morir en la ciudad donde había nacido. Diez días más tarde, el 15 de septiembre, Oriana Fallaci falleció, dejando un legado periodístico sin parangón.

 

 

 

HERSTORY Makes History 08, agosto 2022