La vida de las mujeres Afganas después de 1 año de régimen Talibán

Este mes, en el 15 de agosto, se cumplió un año desde que los talibanes ocuparon Kabul, la capital de Afganistán, y la vida de millares de mujeres ha cambiado. 

La vida de las mujeres Afganas después de 1 año de régimen Talibán

 

¿Qué cambió en la vida de las mujeres de Afganistán después del regreso de Talibán? 

Después de los atentados del 11 de septiembre, a finales de 2001, Estados Unidos invadió Afganistán y mejoró la vida de millares de personas, especialmente de las mujeres, que empezaron a vivir con más libertad y obtuvieron más derechos.

El 15 de agosto de 2021, Estados Unidos retiró sus tropas de Afganistán y, desde ese momento, la vida de millares de mujeres ha retrocedido al quedar de nuevo privadas de sus derechos: el «apartheid de género».

Aisladas de la vida pública por las restricciones al trabajo y a los estudios, restringidas en sus desplazamientos y en la forma de vestir, las mujeres afganas se llevan la peor parte de la llegada de los Talibán al poder. Muchas mujeres han sido expulsadas de la mayor parte de los empleos públicos o se les han aplicado severos recortes salariales y se les ha ordenado quedarse en casa.

Recientemente, un grupo de periodistas femeninas está dando voz a las mujeres Afganas para concienciarlas y pedir que las ayuden. Ser periodista en este país es un gran riesgo, ya que corren un mayor riesgo de ser asesinados por cubrir temas que se quieren ocultar.

Zahra Joya era una de las pocas mujeres periodistas de Afganistán. En noviembre de 2020, creó un sitio web de noticias -Rukhshana Media- que cuenta la historia de las mujeres en Afganistán, escrita por mujeres que viven en el país.

Creció durante el gobierno talibán en la década de 1990 y se vio obligada a vestirse de chico para poder ir a la escuela. «Los talibanes cerraron todas las escuelas de niñas y sólo podían ir los niños. Lo que más quería era estudiar y por eso me matriculé en la escuela con el nombre de «Mohammad» y me vestí de chico» – reveló Joya.

Rukhshana recogió el testimonio de mujeres afganas y compartió con el mundo lo que está cambiando en este país desde la toma del poder por parte de los Talibán.

 

 

Las mujeres son obligadas a llevar el burka

«Iba a casa solo cuando entré en un callejón y me encontré con dos talibanes armados. Gritaron que era una prostituta porque iba sin burka y exigieron saber por qué lo llevaba. Me apuntaron a la cara con sus armas, y uno de ellos tenía el dedo en el gatillo. Bajé la cabeza y dije: «No volverá a ocurrir». – Samana

«Nos obligan a llevar el hiyab negro para poder entrar en la universidad. Cuando entramos estamos sometidos a una vigilancia constante. Hay avisos de hijab en las puertas y paredes». – Sabira

 

 

Las niñas no pueden estudiar 

Un día antes del inicio del curso escolar, el 23 de marzo de 2022, se anunció la expulsión de las niñas de los centros de enseñanza secundaria.

«Soñaba con ir a la universidad y ser médico» – Mahvash, 17 años

«Cuando me dijeron que no podía ir a la escuela, me deprimí y no tuve motivación para trabajar y estudiar en casa. (…) Tengo que encontrar la manera de seguir aprendiendo a pesar de que está prohibido que las niñas vayan a la escuela. Ahora estudio inglés en casa para poder pedir una beca, y quizá algún día estudiar informática en el extranjero». – Mah Liqa, de 14 años

 

Las mujeres viudas no pueden trabajar 

«Perdí a mi marido en un ataque aéreo hace cinco años, y antes de que los talibanes invadieran Afganistán, trabajaba y vendía comida en la calle para poder mantener a mis hijos. Ahora no se me permite trabajar. Los talibanes dan a las viudas una tarjeta para reclamar un saco de trigo, tres litros de aceite de cocina y 1.000 afganis [9 libras] cada tres meses, y eso no es suficiente para mantener mi familia. Vivo con otras tres mujeres viudas y sus hijos, nuestra renta es de 40.000 afganos al mes y no tenemos forma de pagarla. Si no trabajamos, pasaremos hambre». – Sakina

«Hasta que los talibanes nos invadieron, yo era policía. Mi marido había muerto, pero yo podía mantener a mis dos hijas con mi salario, y podía darles todo lo que necesitaban. Ahora he perdido mi trabajo y los talibanes están matando a las mujeres que trabajaban en los cuerpos de seguridad. (…) Desde hace siete meses, tengo que mendigar dinero en la calle para alimentar a mis hijas. (…)» – Maryam

 

Las mujeres no pueden viajar solas 

Las mujeres no pueden viajar solas más de 72 km. Deben estar acompañadas por un familiar masculino.

«Viajaba con mi hermano y nos pararon en un puesto de control los soldados talibanes (…) Cuando mi hermano dijo que no teníamos nuestros documentos de identidad, se pusieron furiosos (…) Nos hicieron sentar durante dos horas y luego tuvimos que pedir a nuestra familia que trajera nuestros documentos para poder volver a casa.» – Zarlasht

Se prohíbe a las mujeres participar en competiciones deportivas 

El subdirector de la comisión cultural de los talibanes declaró que los deportes femeninos no son apropiados ni necesarios y prohibió a las mujeres participar en las competiciones.

«Tuve que dejar de jugar y estaba muy triste. Cuando veo mi ropa, mis botas y mi balón, lloro».

Las mujeres no pueden tener permiso de conducir 

El 3 de mayo de 2022, los instructores se vieron obligados a dejar de dar clases de conducción a las mujeres y ya no pueden expedir permisos de conducir.

En Peryod pretendemos seguir dando voz a estos temas con la esperanza de tener algún día un mundo más justo y libre para todos.

HERSTORY Makes History 31, agosto 2022